Translate

Dragon's Back Race (PARTE 2)

Pasa el tiempo y los recuerdos se desvanecen, queden esencias, lo que realmente me ha marcado, que son muchas cosas. Pero ahora el recuerdo más persistente son los pequeños dolores, el cansancio acumulado. Realmente correr 320 kilómetros en estas condiciones es una especie de tortura para músculos y articulaciones... y así estoy.

Mañana nos embarcamos de nuevo en otro viaje, por delante un viaje turístico deportivo, o sea vamos a un evento y de paso hacemos turismo, y esta vez toca Grecia, porque voy a intentar correr el Maratón del Monte Olimpo, y digo intentar porque el primer día que corrí me vino un dolor intenso en la inserción del isquio con la rodilla, un dolor que estoy tratando concienzudamente en Fisioactiv y que me impidió correr la Traveserina, lo cual me dio pena relativa, porque aproveche para acompañar a Patri en su primera carrera de mountain bike en el Bierzo, La Correosa... al loro a su crónica. PINCHA AQUI

Y volviendo al tema: quedamos en el tercer día petados pero concentrados RELEER CRONICA. Por delante dos días con "poco desnivel", así como 2.200 metros positivos por día, lo que me hizo pensar en días rápidos, y que ingenuo fui.

Día 4 (24 Mayo 2017)



Quedé que tomaba la salida con Loic, estábamos los dos esperando en la línea de salida y tuve que ir al baño y cuando volví ya había salido, ains... ¡Será cabrón el francés este!
Este día nos han metido una zona prohibida por la que transcurría el recorrido recomendado por lo que nada más empezar un poco de orientación, y ya que había que orientar porque no le metemos un poco de ¿niebla?.

Tiro a cholón hacia un bosque pero me encuentro con un cercado, que no puedo saltar hasta que no encuentre una puerta. Sigo con mi orientación de EGB y decido a travesar también el bosque a cholón, y llego a una pista, veo un claro en el bosque que  atravieso también a cholón y de repente veo unas huellas en el suelo de algún corredor. ¡Voy bien! cojo un sendero y ZAS EN TODA LA BOCA, allí me encuentro a Loic junto con Carolyn McLlroy. Le pego un rapapolvo con humor y me dejan el primero y a tirar hasta una estación eólica. Allí Carolyn dice, hoy me voy con vosotros. A tomar por culo, está peleando por ganar la carrera y nos usa como liebres... por lo que... no voy a defraudar. Salimos del parque eólico y nos ponemos a llanear por una carretera de grava eterna, vamos a un buen ritmo, muy bueno. Aprovecho para intercambiar alguna palabra con Carolyn, que resulta que es británica pero residente en Canada. Terminamos a un muy buen ritmo el primer tramo y tenemos una subidita por hierba. Allí dudamos si meternos por un barranco e intentar hacer un atroche, de los buenos, pero ver muchas cercas nos tira para atrás por lo que subimos esa loma herbosa, y húmeda. Se hace corta, y ya comenzamos a bajar hasta coger una carretera. Otro tramo largo de sube y bajas por carretera y buen ritmo hasta que cogemos a Sabrina. Sabrina es la rival de Carolyn, y podemos notar como saltan las chispas entre ellas (deportivamente hablando). Hasta el Support Point vamos juntos, un tramo de senderos y pistas bastante cómodos y rápidos.



Llegamos al Support Point y hacemos una transición muy rápida aunque Sabrina se nos ha adelantado. Carolyn pone un ritmo infernal a pie y cogemos a Sabrina, y la dejamos. Nosotros seguimos a buen ritmo, pasamos unas lomas hasta que llegamos a la cabecera de un embalse en la Elan Village para subir al punto más alto de la etapa. Allí tiramos de track y no nos percatamos que nadie nos seguía ni que nadie iba por delante, hasta que después de pasar mil penurias en unos tramos enormes de ciénagas vemos que por delante comenzamos a ver a muchos corredores... "MIERDA VIENE DE LA DERECHA", y Carolyn dice "Ahí está Sabrina". Nos ha recortado unos 15 minutos. La cogemos y se ríe, la ha jugado bien. Yo sigo poniendo buen ritmo en esta subida, pasamos por el pico y comienzo a orientar en la bajada en las praderas para intentar acortar. Se hace complicado porque aunque las praderas sea uniformes, por debajo esta la mierda de oveja mezclada con un palmo de agua que... arrggggggg.

Sin querer dejo a Carolyn y Loic por detrás, pero paro y decido esperarles junto una puerta para continuar juntos los últimos 20 kilómetros. Otra vez miramos el mapa porque la ruta recomendada hace cosas raras, por lo que cogemos una carretera de grava que nos enlaza con otro tramo de carretera con repechos bastante putos. Loic sufre y lo hace bien. Nos adelanta Marcus como un Sputnik. Terminamos ese tramo de carretera y comienza una nueva subida por un senderito, húmedo, barro, bla bla bla. La hacemos juntos pero ellos veo que flojean y yo comienzo a sentirme bien, he anulado el cerebro, tengo esa sensación. Comienza la bajada por un sendero y me lanzo, no me siguen y ya aviso a Loic que "adiós muy buenas".

Se pica e intenta seguirme. Llego a una carretera y comienza un puerto, lo hago corriendo y me encuentro bien. Loic por detrás también sube corriendo, es alucinante lo que hace la motivación. Comienzo la última bajada por asfalto, voy encendido y me paso un cruce... Cojo otra vez la carretera y ya no es tanta bajada y me pongo a muerte, no sé si es mi día pero me encuentro muy bien, veo que puedo bajar de las 9 horas (que no consigo). Ahora mismo solo corro, y solo pienso en correr... veo una señal que indica el campamento y ahí está y me reciben diciéndome que hay cerveza, que hay cerveza, que hay carne... ¡¡¡y buah!!!

Espero a Loic, espero a Carolyn y nos vamos el francés y yo directos al bar, sin cambiarnos, sin recoger nuestra maleta, sin nada. Yo en mi mochila llevo dinero y la tarjeta de crédito... por lo que un FAST RECOVERY de PROZIS y... 4 pintas, una hamburguesa de cordero, y una pechuga de pollo empanada con patatas. ¿Habré recuperado?

Día 5 (25 Mayo 2017)




Día decisivo. Sin querer tengo que competir. Resulta que después de 250 kilómetros voy séptimo, a solo 40 segundos de Nick, solo 40 segundos... ¡No es nada!
Se ven nervios en el campamento, en mi tienda de los 7 que empezamos solo quedamos 4. Se han ido retirando y se han ido marchando.
Esta vez Loic, que gracias a un trabajo duro de equipo ha conseguido meterse octavo lejos de mí pero con pocos minutos sobre el noveno, decide salir conmigo. NO quiere jugársela, nunca se vio en una de estas. Remoloneamos un poco por la salida, hasta que veo que sale Nick. Yo le quería por delante y al minuto y medio de salir él salimos nosotros a buen ritmo pero tranquilos, hasta que prácticamente le dimos caza.
Un tramo de boque ocultaba un sendero y quisimos cogerlo, y nos liamos un poco y allí perdimos a Loic. A partir de ahí el recorrido era de correr, correr y correr hasta el kilómetro 34. Mucha carretera, y marchábamos a un ritmo rápido. Además hacía mucho calor y en Llandovery paramos en una tienda a comprar unas coca colas frías... por delante la carretera se empinaba hasta llegar al Support Point a orillas de un embalse.

Vamos muy rápido otra vez, y yo hoy no me encuentro tan bien como esperaba, probablemente la euforia del día anterior la esté pagando o que Loic hoy esté más motivado y me lleva con el gancho. En el Support relleno botes, cojo barritas y me como un helado que ponía la organización... Salimos del Support y seguimos por carretera primero de asfalto y luego de grava hasta que comenzamos la subida a Black Mountain... Una montaña enorme y verde que se elevaba justo delante nuestro. Aunque acababa de salir del Support con agua, y había bebido suficiente agua, tenía la sensación de tener sed y es que el calor era asfixiante, y encima corría un aire seco y ardiente que te deshidrataba cada vez a mayor velocidad. Me agobié, e intenté buscar arroyos en el mapa, y buscar una especie de ruta alternativa para poder coger agua, veía que no me llegaba. Hago cumbre y por delante una especie de cuerda larga entre rocas y hierbas y nada de agua, solo arroyos secos. Me dedico a buscar agua y por fin... Un arroyo de dudosa potabilidad. Me bebo todo lo que me queda en los botes y tiro. Se me hace eterno este tramo, son subidas cortas, como digo entre prados y rocas en las que se avanza muy lento. El viento de frente me va mermando, y a Loic que viene justo detrás también. Caemos entre las rocas, caídas tontas pero es que el viento es infernal, el calor es infernal... No veo que me llegue el agua, veo en el mapa un arroyo justo llegando un checkpoint, pero desgracia la nuestra está seco. Seguimos y vemos un parquin a lo lejos. Una bajada por un pedregal nos aproxima al sitio... y como si fuese un espejismo, vemos lo que parece ser una furgoneta, un chiringuito donde pone "ICE CREAM'... es una alucinación... ¡NO! ¡ES VERDAD! 

Una Cola, 3 botellas de agua, y un polo helado... Ese fue mi deseo y petición, vaya golpe de moral. Salimos Loic y yo de allí rehechos. Por delante no más de 15 kilómetros y solo con un par de subidas... Pero cagonsuputamadre ¡NO HAY CAMINO! ... Menudo lodazal, pradera cenagosa, brezos, retamas, rocas, piedras... Tengo la sensación de que no avanzo. Camino, corro cuando puedo, camino... pero nada se acerca y el viento tocando los huevos. Finalmente llegamos al último pico de toda la carrera, que alivio. Comenzamos a bajar a cholón, en línea recta, después de lo anterior no tenía sentido ir buscando el camino perfecto. Hasta que llegamos a un camino que atraviesa unas fincas donde nos encontramos con Natalia, una española residente en Suiza. Charlamos con ella y nos desconcentramos un poco... Lo que me hace ponerme serio y abandonar la grata compañía de Natalia. Continuamos Loic y yo... las piernas van petadas y llegamos al Castillo de Llandeilo, lugar donde acababa la prueba en ediciones anteriores, subimos y de allí nos quedaban aun 5 kilómetros, muy perros. Atravesar unas fincas, tener un encontronazo con un granjero y carretera hasta Llandeilo.

3 kilómetros de bajada, yo ya bajaba llorando. Entre lágrimas pasaban los metros, los kilómetros hasta que llegamos al parquin donde nos recogió el autobús el primer día, allí un giro y nos meten por detrás de un colegio, un poco más y ya se ve la meta... ¡Que ilusión! 
Lanzo la mochila y me tiro a abrazar a Loic que había entrado un poco antes que yo... me había esprintado jajaja malditos franceses.

Pero... y tenía que haber algún pero... Que tristeza de entrada en meta, que gran tristeza te entra cuando te reciben 4 de la organización, cuando no hay carácter festivo, cuando paso la meta, me meten en una sala me dan mi hoja con la clasificación, me mandan al avituallamiento de meta donde SOLO hay patatas fritas y agua, y de ahí a un pabellón vacío... Así es como me quedé VACIO

A lo mejor soy superficial, pero hasta que no pasó un rato y hablé con Patri, y con mis padres compartiendo mi alegría como que me sentía aun en carrera, solo, la verdad que más que una meta de una carrera parecía un funeral. Cadáveres entrando en un pabellón, sin música, sin cerveza, sin apenas espectadores... Por suerte, YO, fui precavido, y en el coche de alquiler había dejado unas latas de cerveza... que me dieron ese punto de alegría.

Séptimo puesto. Foto: Ian Corless

Ya cuando entraban más corredores como que se llenaba el pabellón y eso era otra cosa. Espero a Jorge y nos vamos a nuestro B&B donde sí, ¡nos están esperando con música y cerveza! Nos tratan como héroes... Nos duchamos y nos vamos a la entrega de premios, donde nos encontramos con más de lo mismo, creo que estamos muy mal acostumbrados a las carreras españolas donde las metas son lugar de celebración.
Por fin tenemos algo de carne e intentamos meternos unas hamburguesacas, bueno, solo una, y pedimos una cerveza... y caliente... Jorge y yo solo aguantamos la entrega de premios, fue acabar coger el coche y él y yo nos FUIMOS A CELEBRAR a nuestro PUB en Carmel... ¡Y bien que celebramos!

Realmente fue una pena que acabase todo así tan soso y austero, porque con toda la grandiosa experiencia vivida pues como que el cuerpo pedía más.

Loic es un gran tipo. Sé que volveré a coincidir con él, y sé qué haremos cosas grandes. Gracias por tu crónica PINCHA AQUI

Me quedo con los paisajes, con el olor a mierda de oveja. Me quedo con la compañía. Me quedo con como lo hice, estoy más que orgulloso de cómo lo hice. Me quedo con la gente que he conocido... Me quedo con muchas cosas.





No hay comentarios: