Translate

TRILHOS DOS REIS 2017


Ya nada más cruzar la frontera para cruzar a Portugal mi padre y yo nos dimos cuenta que está carrera no iba a ser una cualquiera, y fue llegar al sitio donde nos recomendó la organización en Monte Paleiros cuando nuestras sospechas se hicieron realidad. Ese sitio era una antigua edificación de la baja edad media rehabilitado en el siglo XV: El Convento da Provenza . Con sus pasillos, sus entrañas, con sus armaduras y objetos que te llevaban a lugares lúgubres, oscuros, y porque no, siniestros. 

A pocos kilómetros Portalegre, donde ocurrió más de lo mismo. Esperábamos que fuera algo más pequeño, tirando a aldea, y nos encontramos con un hermoso pueblo tintado de blanco del que sobresalía un castillo vigía de la que iba a ser: Caminos de Reyes, o sea, Trilhos dos Reis.

Vine engañado por mis compañeros de PROZIS  tras ser anulada mi primera carrera del año en Chile, la Andes Infernal, y la verdad es que soy muy fácil de ser engañado sobre todo cuando de pruebas diferentes se trata.

Me pongo a investigar sobre la carrera y veo que no es muy dura, unos 45 kilómetros y 1.600 metros positivos con un perfil rompepiernas, ya solo asomándome por la ventana del convento podía comprobar que la montaña no les sobraba, el paisaje era una consecución de colina y monte de poca altura. A pocos días de la carrera cuelgan el perfil definitivo y veo que cada vez es más dura, pasa de los 1.700 m positivos a los 2.090 metros positivos, cosa que no me alegra ya que para nada vengo entrenado, no corro tanta distancia desde el Ultra Montaña Palentina, allá por septiembre.

En Portalegre la recogida de dorsales en un mercado, lugar estratégico, cubierto y con infraestructura perfecta para ello: Techo, cerveza y café, con feria del corredor y un buen ambiente de corredores. Allí me encontré con Álvaro García y con Omar Valle, uno a la corta y otro a la larga. Nos vamos a cenar y eso de la pasta aquí como que no está muy de moda, y cenamos unos buenos platos de carnaza, proteína pura.

Suena el despertador y la verdad ¡qué bien sienta eso de estar en Portugal y la diferencia horaria! Una hora más de sueño y a la salida. Y menudo festival y es que los portugueses en esto son especialistas, darle colorido a sus eventos, ferias, etc., me recuerdan musicalmente hablando a un grupo Portugués, The Gift y su disco Explode  , y dejando la música de lado y volveindo al colorido, decía que en una carrera tan importante como esta, perteneciente al Campeonato de Portugal PROZIS , este no podía faltar: Antes de salir, unos gaiteras, gente tocando tambores, saltando, gente disfrazada, saliendo desde dentro del mercado, pues eso, los pelos como escarpias hasta que se da la salida y…

Comenzamos a recorrer las calles del pueblo y comienza la esencia de las carreras portuguesas, las sorpresas, las cosas inimaginables. En el primer kilómetro nos meten por un cuartel de los “Gendarmes” atravesamos un patio, subimos unas escaleras, cruzamos una sala, y ya perdí la señal del GPS para salir por la zona más alta hasta coger un sendero, simplemente alucinante. Salgo del cuartel y ya recuerdo que estoy en una carrera, y aparecemos en una rampa infinita de carretera y los grupos se conforman, veo a Omar con sus pasitos pequeñitos como me saca poco y le mantengo la distancia, él tenía una táctica, salir a muerte y ver cómo iba el resto de gente, si iba mal se quedaba a esperarme, y pienso yo… “El cabrón iba bien”. Yo a lo mío y comienza la carrera de montaña rural. Hasta el kilómetro 10 aproximadamente atravesamos pequeñas aldeas por caminos, senderos y carreteras con gratas sorpresas como: Atravesar el garaje de un paisano, cruzar su huerto para salir a otro huerto =WTF= ¡Esto solo puede ocurrir en Portugal”. Muchos ancianos animando, mucha gente asomada en las ventanucas, así da gusto. Hasta ese punto la carrera parecía muy rápida hasta que comenzamos a subir al punto más alto tras bajar a un río y saltarlo de un lado a otro, algo muy del “Trail Portugués”. Comienza la subida fuerte, y los carteles van avisándote con un Templario arrodillado. Curiosamente todos los caminos característicos de la carrera están señalizados con sus respectivos nombres, como el “Sendero del Pozo Mágico” por ejemplo.
El Km 15 es el punto mágico, la cima de la carrera con unas vistas espectaculares donde se veían Portugal de un lado y España de otro, con varios fotógrafos para inmortalizar el momento, bueno, menos a mí. 
Parecía que lo duro estaba hecho, pero no, comenzaba el culebreo. Se bajaba para volver a subir, entre gente disfrazada por un pinar hermoso, luego comenzaba una bajada larga, incluso muy técnica con algún destrepe, para prácticamente volver a subir al mismo sitio.
Los kilómetros pasaban, entre senderos, pistas hasta que comenzó una bajada por el cauce de un arroyo, y eso ya parecía una Spartan Race, tronco arriba, tronco abajo, cuerda, salto de arroyo, otro salto con tronco, barro, cuerda, y parecía que no acababa.

Finalmente todo tiene que acabar, y lo hacía a lo grande, para entrar en Portalegre atravesar un campo de naranjos te ponía la carne de gallina, para finalizar entrando por la puerta grande en el mercado, un pódium para todo corredor que acababa la carrera, de verdad, una gozada.

En los personal, fui flojo, sin muchos kilómetros y eso se paga, no hay milagros, hacer buenas carreras requiere entrenamiento, mucho entrenamiento, no me quiero imaginar si hubiera ido a Andes. Luego volví a caerme, la edad se paga, las caídas duelen… ains como estamos, y encima 200 metros positivos más… pero, contento del resultado.

José Presado y su equipo se sacan una carrera de la manga sin montaña y original, donde se puede correr, pero también sufrir con variedad de distancias, con carrera para niños, con ambiente. Pero no solo ésta, el fin de semana pasado se celebró Trilhos de Abutres, otra apuntada en la agenda, y es que Portugal tiene algo que engancha, un ambiente especial, donde todo somos élites, donde todos somos Reyes.

CLASIFICACIONES

1 comentario:

blas dijo...

si vas abutres no te arrepentiras , junto freita para mi las dos mejores carreras de portugal