Translate

UT VAL D'ARAN



Caminábamos de Arties a Salardú por la carretera ya que habíamos dormido en el camping de este último pueblo, cuando sorpresa la nuestra que al llegar a Salardú no hay nada de ambiente pre-carrera. Nos preguntábamos si éramos muy pocos o si habíamos llegado muy pronto. Pero no, estábamos a 30 minutos de la salida y solo había una chica dando dorsales y otro preparando la zona de salida, un arco, una carpa y varias mesas… ¡Yo sólo quería oír música! Y así comenzó esta aventura llamada U.T. Val d’Aran.


Atravesé en 2006 por primera vez el Val d’Aran en un viaje pirenaico que me llevó a conocer la mayoría de las comarcas de esta imponente cordillera. Aran me llamó la atención, primero por lo aislado, por si situación se ha convertido en un pequeño país dentro de los Pirineos con una gran capital como es Vielha, que destaca por su vida tanto en verano y en invierno. Luego me llamó la atención el idioma, el Aranés, un idioma Occitano, antiguo, que se conserva en el valle y en ciertos lugares del sur de Francia. También me ilusiona saber que el Oso, vuelve a vivir con más intensidad en el valle, con la esperanza de que se extienda por todo los Pirineos.

El caso es que sin informarme previamente, sin leer crónicas de ediciones pasadas, me inscribí en la U.T. Val d’Aran en su modalidad de 50 kilómetros, y es que después de la operación de hombro no me veía capacitado para más, incluso ni tenía ganas. Con esta distancia 50 kilómetros y 3.000 metros positivos tenía suficiente para empezar a enlazar entrenos largos y ver como andaba de patas. Luego el sello de un circuito de carreras en Cataluña daba un poquito de seguridad y un patrocinador “medianamente” fuerte, pues convence, ¿No? … (que engañados estamos).

Como dije, Álvaro Jiménez y yo llegamos a Salardú y el ambiente era nulo, yo ya hubiera puesto a los Foo Fighters a toda leche para despertar al pueblo, eran las 07:30 y de día que buena hora, pero no… un silencio sepulcral. Saludamos a Gamito, que anda buscando un bar (todos cerrados excepto uno), vamos a cagar, y… CONTROL DE MATERIAL. El día anterior miré el reglamento y lo único que pedían era 1 litro de agua, móvil y un vaso que daba la organización. Para empezar el vaso no lo daba la organización porque en los avituallamientos ya iba a haber, sin problema. Pero sorpresa la nuestra cuando piden la “Manta térmica”. Yo la llevo porque la llevo siempre pero Alvarito no, y ya se tuvo que estresar durante unos minutos hasta que alguien le dejó una… Seguimos sin música, saludo a Sergio Gutiérrez, que majo el tenista, y de repente un paisano se pone de frente y nos da las instrucciones de salida a viva voz porque no hay técnico de sonido. Las instrucciones son las siguientes:

-         - No adelantéis al coche durante los primeros 800 metros.

-         - Está muy bien marcado, si no veis una marca continuar que ya veréis alguna.

-         - La última subida está muy mal, así como lo peor que os podáis imaginar

Yo tuve la suerte de oírlo, estaba en primera fila ¿y el resto? … enchufo el Track como recomendaron en el email de días previos, lo descargué siguiendo sus instrucciones, en Wikiloc, como Track Definitivo 2016. Se sale, y… pues eso, una salida a foguete cuesta arriba.

Me llama la atención una chica que se pone entre los 5 primeros a tirar muerte, posteriormente sería mi compañera de viaje durante 20 kilómetros.
La primera parte hasta Baqueira es una subida tendida por una pista donde en todo momento vas viendo como discurre la carrera, hasta que cruzas una carretera, así como a la aventura, avisado por los espectadores, y te metes en un senderito. En este punto ya vamos todos cogiendo posiciones.
Llego a Baqueira y tengo que esconderme tras un montículo para hacer una parada técnica, hay que vaciarse entero, me repongo y comienza el cachondeo. Comienza una bajada y de repente veo como un chaval empieza a correr detrás de los corredores que me preceden porque han tirado por donde no es, y es que no hay marcas por lo que siguen lo evidente. Yo miro el track y veo que hay un giro y voy por ahí. Sigo por la estación y la verdad que las marcas están distribuidas de forma extraña y me guío mejor por el track. Comenzamos a bajar por una pista de esquí, la TC Baqueira, y a cholón y ni una marca durante los 250 metros de pista, lo que nos hace dudar al grupo que vamos, el track va por ahí, de repente una flecha y si, ahí giraba el track… Y cogemos un sendero que se transforma en pista y nos lleva al primer avituallamiento en el Km 11.

Comienza la segunda subida y el sendero es precioso, la chica, que se llama Raquel Martínez tira y nos va arrastrando en la subida, el sendero, un PR es precioso, por un bosque con descansos y con tramos realmente empinados, hasta que tras unos cuantos km de subida llegamos a una zona más llanita entre pinos bajos y sin un sendero aparente, o sea mil de vacas, pero ni uno claro. Miro el Track y empiezo a indicar a Raquel por dónde ir, a navegar entre los pinos. De vez en cuando aparecía alguna marca, así hasta que llegamos a una enorme pradera que tenemos que atravesar. Al fondo de esta vemos a un grupo de corredores despistados que retroceden. Seguimos el track y veo una marca como a unos 20 metros del track voy a hacia ella pero dejamos de ver marcas. Nos metemos en un bosque y miro y ni una marca… Seguimos el track y parece que nos hemos metido en una carrera de orientación, saltando troncos, escobas etc… Raquel iba algo nerviosa porque iba liderando, pero no quedaba otra que seguir el GPS. Así hasta que llegamos a una pista y tras andar un rato vemos una marca.

Estamos en el kilómetro 20 y deseosos de ver el avituallamiento en Salardú… pero no. Seguimos bajando, me encuentro con Álvaro, que ha petado el psoas, y Raquel se va. Seguimos bajando por una carretera con coches subiendo y nadie que nos indiqué, voy por el 23, y de repente el track gira en una presa, pero las marcas tiran de frente. Sigo las marcas, y veo que me acerco a Salardú. A lo lejos veo el avituallamiento, ¡¡¡km 24,5!!!... una gran diferencia según la tabla. Allí me encuentro en él a Jordi Marmolejo que fue instructor mío de alpinismo en la Escuela de Benasque, me pregunta que como va la carrera y le digo que debe haber gente perdida por el monte… se sorprende.

Comienza la tercera subida por un sendero muy chulo que debe usarse para hacer descenso de bicis con un montón de saltos. Al poco veo 3 carteles, uno que pone ULTRA TRAIL y otro que pone TRAIL que marcan en recto, y otro que pone SHORT que marca a la derecha… ¡NO QUEDA DUDA! Recto… a los pocos metros el sendero se vuelve a dividir, el track nos manda rectos, y hay un cartel que pone ULTRA TRAIL que gira a la derecha… pero recto no hay ninguna marca… pero sigo, entonces el track empieza a desviarse del camino y me pongo a trepar hasta coger otro camino que era el mismo que el que había dejado antes… A partir de aquí no tuve dudas con el camino, y seguí disfrutando, probablemente si hubiera ido con mejor estado de forma y hubiera peleado por una buena posición hubiera acabado hasta los cojones, pero no era el caso. Eso sí unos que iban delante de mí se extraviaron en un punto conflictivo tras pasar una cabaña, es más un chaval que me había adelantado me volvió  a adelantar.

La subida se agarra, la muy cabrona, y empiezo a quedarme y me coge mucha gente, uno que reconoció mis tatuajes y me preguntó si había subido el Everest (me hizo ilusión) y un chaval, AY MADRE MIA con el chaval: con una mochila de colegio, con unos bastones de 1 kilo cada uno, con calzoncillos y pantalones caídos, y una gorra de “Recuerdo de Benidorm” y como subía y que majo. Llegamos a un sendero espectacular camino de la Restanca, pasando varios túneles y en cortado. Me encantó. Eso sí miraba el reloj y ya habíamos pasado sobradamente el km 31 donde supuestamente estaba el tercer avituallamiento… y no fue tras bajar un buen rato hasta el 36 donde apareció este. Los voluntarios del avituallamiento estaban sorprendidos porque a ellos les dijeron que estaban en el 31, pero que sabían que estaban en el 36.

Sigo bajando conversando con un madrileño hasta que comienza la última subida, muy bonita al principio y según cogía altura más pestosa. No tengo muy claro que allí hubiera un sendero… Era un cholón en toda regla, divertido, pero que en mi estado de forma se convirtió en una pájara acojonante. Me tiré a la orilla de un arroyo durante al menos 4 minutos… para continuar con un poco más de fuerza. La última parte de la subida por una especie de prado, para luego comenzar a bajar a cholón hasta coger una pista, que nos llevó al cuarto avituallamiento, realmente no se en que kilómetro estaba pero debía ser el 47… a partir de ahí mi camino se transformó en un poco penuria.
Excepto la bajada desde ahí por un sendero muy bonito, desde Arties hasta Salardú se hizo eterno. El paso por los pueblos un poco difícil ya que no había marcas, seguí tirando de Track… Finalmente en Uhna me cambió la cara de sufrimiento a extasiado. Al final 7 horas y 13 minutos, prácticamente lo esperado, sabiendo que todavía ando muy flojo.
El caso es que sé que es muy difícil organizar una carrera y máxime cuando transcurre por lugares tan remotos como puede ser Pirineos, o distancias tan largas como era el caso 54 y 110 km. Sin tener en cuenta que la bolsa del corredor fuera tal, porque personalmente creo que no debemos correr por la calidad de la bolsa, o que los avituallamientos fuesen de esa manera, que igual pienso que debemos ir preparados para lo peor ya que pudiera ser que lo que haya no te guste. Recuerdo correr el Ultra del Toubkal allá por 2010 y encontrarme con que en los avituallamientos son galletas saladas horribles…
En negro lo oficial y en rojo lo real
Obviando estas dos cosas creo que se ha cometido un gran error grave a la hora de marcar. No es posible que en una carrera de estas características el marcaje sea insuficiente, o que te remitan al track y este no concuerde con el trazado. Este error puede causar fatalidades o sino pregunten a Nerea Martínez que acabó durmiendo en una cabaña en Francia. Si es una carrera sin marcar, se avisa con mucha antelación y se debe proporcionar un track 100% fiable, yo por suerte fui a echar la mañana e incluso esta Gymkana me hizo disfrutar, pero no debería ser lo normal.
Patri justo entrando en meta, ya en Unha tiró siguiendo las cintas pero de la salida, sin darse cuenta que tenía que volver por la carretera, por desgracia perdió el cuarto puesto…

Otro error es la disposición de los avituallamientos, distancia de la carrera etc. Sé también que es muy dificil saber la distancia exacta de una prueba, no somos capaces de acertar nosotros en la Carrera Alto Sil… pero que en una misma página web aparecían 50km, 51,3 y 54 y que finalmente sean 56… pues tampoco, al igual que la disposición de los avituallamientos y sobre todo un día de calor. Si pone el km 19, pudiera estar en el 21… pero el 24,5 ¿?

Creo que en pasados eventos ya tuvieron problemas, no puedo opinar porque no estuve, pero si es cierto, realmente sería una tomadura de pelo hacia los corredores y hacia todo el Val d’Aran que no se merecería un evento así en un lugar tan espectacular. 

MATERIAL USADO
Zapatillas SCARPA PROTON
Mochila WAA ULTRABAG PRO 
Camiseta WAA ULTRA CARRIER SHIRT 
Nutrición PROZIS Bloks de CLIF y Barritas XCEED 

No hay comentarios: