Translate

ULTRA PIRINEU

Este año a diferencia de otros mi temporada la he basado en completar cuatro de las pruebas ULTRA de la ISF con resultados dispares. Corriendo este circuito primero sabía que mis posiciones no iban a agobiarme, ya que un puesto más o un puesto menos me iba  ser indiferente, sabía que iba a tener que darlo todo en todas. Segundo podía ver y analizar el nivel organizativo de pruebas de Copa del Mundo con sus diferentes presupuestos para poder ser crítico a la hora de organizar la Alto Sil.

Tocó Ultra Pirineu, de esas carreras de presupuesto apabullante, donde el Show muchas veces eclipsa lo deportivo, aunque ya con una larga historia dentro de las carreras por montaña. Este Ultra nace basado en la clásica travesía Cavalls del Vent que unía los refugios de la Sierra del Cadí-Moixeró, así como se hacía con Carros de Foc o la Porta de Cel. En 2009 se convirtió en carrera amparada por Salomon y Nature Trails con dos ganadores históricos Jessed Hernández y Corinne Favre.

2010 fue el año de consagración de esta prueba, y no es porque corriéramos Nieuwland y yo, sino porque los patrocinadores y la zona decidieron involucrarse al máximo en la prueba hasta llegar al día de hoy, consiguiendo una gran afluencia de corredores, así como de público. Respecto a la carrera el recorrido ha ido sufriendo cambios debido a diversos motivos, tragedia incluida, hasta llegar al recorrido que inaugurábamos este año: 110 Kilómetros y 6.800 metros positivos oficiales, convertidos en 112 Kilómetros y 7.050 metros oficiosos.
La carrera se puede dividir en  tres partes, ya que entre sus 11 avituallamientos, dos de ellos podemos considerarlos base de vida estando distanciados entre ellos en unos 35 kilómetros situándose en núcleos urbanos. 




La primera nos lleva desde Bagá hasta Bellver de Cerdenya, 40 kilómetros y 2.700 metros positivos que atraviesan toda la sierra pasando por Niu D´Aliga, punto culminante de la prueba en la estación e la Molina con 2.514 metros. Este tramo consta de una subida larga hasta ese punto, primero por una pista y luego por un sendero hermoso entre árboles para salir a las praderas de altura, donde la temperatura en esta ocasión bajó mucho y el viento hizo que todos los corredores sufriéramos el frío.  La bajada hasta Bellver nos llevaba por un sendero muy rompepiernas entre bosques con barro y piedras húmedas con un par de repechos, para acabar en el valle con 3 kilómetros más o menos llanos. En Bellver el avituallamiento bien colocado en el pabellón mientras se preparaba la salía del Maratón del Pirineu. Y ahora pienso yo, ¡con lo fácil que es atravesar el túnel del Cadí para llegar allí!







La segunda parte nos lleva desde Bellver a Gósol, una población de no más de 250 habitantes en la provincia de Lleida. Este segundo tercio fue el que hizo pagar factura a muchos de los corredores que fueron rápidos en la primera parte. Se comenzaba con una subida larga, primero por pista y luego por sendero hasta el Refugio de Cortats, de ahí se seguía subiendo primero hasta el Coll de Pendís y luego por toda una cresta pedregosa que nos dejará con el Prat de Aguiló de frente, muy cerca pero a la vez muy lejos. Entre medias una una bajada muy empinada, y luego una subida que hizo las “delicias” de muchos. Se pasa el refugio y subida a la Sierra Pedregosa que nos dejará en una explanada de altura y segundo punto más alto de la carrera. De ahí una larga bajada hasta Gósol, primero por praderas de altura y luego por la falda del Pedraforca.


De Gósol a meta, unos 30 kilómetros, sin grandes subidas donde se enlazan con velocidad los Refugios de Estasen, Gresolet, Vents y Sant Jordi. Un tramo en el que excepto los primeros muchos ya hicieron de noche, en el que no se podía apreciar los paisajes, como la última subida a Sant Jordi, para mí probablemente la subida más dura de toda la carrera, que transcurre por un paraje conocido como Empedrats. Una vez se sale de Sant Jordi, se desciende para volver a ascender en poco menos de un kilómetro, los últimos 250 metros positivos. Una vez arriba bajada por pista, asfalto y sendero para entrar en Bagá donde casi de continuo desde las 19 horas hay gente recibiendo a los corredores.

A destacar el gran despliegue de voluntarios durante todo el recorrido con unos avituallamientos completos en el que prácticamente podías encontrar de todo, un marcaje correcto y una muy buena puntualidad.

Respecto a mi carrera, este año venía a resarcirme después de mi nefasta actuación en 2010 donde llegué lesionado del tendón de Aquiles, donde rompí una zapatilla, donde me perdí y donde sufrí una de las mayores pájaras que recuerdo, en Sant Jordi, que casualmente repetí, parece que esa cuesta no me va a dejar disfrutar la carrera.

Para eso planifiqué bien los tiempos, y los avituallamientos, y hasta Bellver todo correcto, pero la eterna subida hasta el Coll de Pendís me hizo dormirme y si no hubiera sido por “Conversaciones con Zigor” me hubiera hundido en un ritmo lento. Ya subiendo a Aguiló y posteriormente a la sierra volví a empajararme hasta que volvió a aparecer Zigor, al que había dejado hecho un trapo en el control, entonces volvimos a poner un buen ritmo hasta Gósol, tanto que me dejó, aunque no le sirvió de mucho, allí nos volvimos a reencontrar.
De Gósol a Vents hice todo lo que pude pero Sant Jordi volvió a ser mi muro y creo que el espectáculo de mi cuerpo dando tumbos en la subida debió ser sublime. Finalmente solo tenía que dejar que la gravedad me acercara a Bagá para completar mi ultra más largo. (Zigor volvió a cogerme entre tambaleos y para lo pequeño que es la gravedad le llevó más rápido hasta meta!)

Ahora a descansar y a por el siguiente reto, la Redes-Sobrescobio dentro de las Seronda Trails, que se preapre el organizador que voy a ser duro y crítico.

CLASIFICACIONES

No hay comentarios: