Translate

CHANDREXA TRAIL

A veces el nombre de un lugar te evoca un sentimiento: Si oyes Paris, piensas en amor, si oigo Nueva York, pienso en música, si suena Benidorm, me viene el sabor a fiesta desenfrenada, y si mis oídos escuchan Chandrexa de Queixa… me duelen las piernas!!!

 353 varones y 286 mujeres componen el censo de Chandrexa de Queixa, El domingo día 23 de junio este número se incrementó en 130 corredores y unos 200 andarines más de sexo indefinido.

Cuando me apunté a la Chandrexa Trail, lo hice pensando en coger kilómetros y pasar un día de campo con amigos y familia, liando hasta a mi padre para que se pusiera andar. Pero en cambio la realidad fue que me tiré corriendo 4h horas y 11 minutos para terminar con 33 kilómetros de dureza, diría extrema, pero se que aún puede ser peor.

El beso de Arca
Conocíamos varios al carrera de Penedos do Lobo, que se realizaba no muy lejos de allí y yo esperaba encontrarme con un paisaje similar, de praderas de altura, horrible, algún cortafuegos. Pero de eso nada. La Chandrexa Trail, carrera organizada por Running Ourense Twinner, no tenía nada que ver.

Desde el comienzo, la carrera era diferente. Los 9 primeros kilómetros transcurrían por unos caminos antiguos de transito, empedrados, o bueno mejor dicho, con pedrosos enormes y húmedos que me hicieron temblar en muchas ocasiones, es más cuando me adelantó Celso, yo pensé que me quedaba en el sitio, no me vi muy hábil yo.

A partir del 9 comenzaba la juerga, tirábamos para arriba, y tras unas cuantas trepadas hermosísimas llegábamos a la primera cumbre.

Iba descubriendo varias cosas durante el recorrido:

- Que mi estado de forma es bajo
- La gente corre cada vez más, incluso subiendo bien, como lo podía hacer antes, la gente subía mucho mejor que yo… eso es verdaderamente un reto.

Nunca es el último repecho
Tras llegar a la primera cumbre, primer descenso salvaje. Aquí los Ourensanos, cogieron una desbrozadora, y recto para abajo, como 200 negativos en menos de 1 Kilómetro en línea recta, con tocones de brezos, ramas, piedras escalones, es decir un matahombres.

Con las piernas partidas en dos, subidota para arriba hasta el 13. en este punto fue cuando me di cuenta que aunque me encontrara bien iba a reventar. La última parte a 4 patitas. Hacemos cumbre y bajada chulísima hasta el 17… me gustó, no fui a tope, no quería mancarme. Llegamos al 17… y comenzó una de las subidas más bestias que recuerdo… creo que debía rondar los 50% por un desbrozado. (Arca fue el encargado de desbrozarlo días antes, lo que me dejó acojonado). Subíamos y parecía que llegaríamos al cielo, la gente a 4 patas desde el principio, si te estirabas te casi de espalda… de verdad, Chapeau!

Cima del repechón y seguimos subiendo hasta el 21 aproximadamente, y yo poco a poco pierdo fuelle. Las piernas no corren bien en llano, me faltan millas, pero en eso estamos. Comienza la bajada hasta el 26 aproximadamente, y no es muy complicada, es más con piernas es de ir rapidísima, pero de esas ya no hay. Ya en el 26 me coge Raquel Maestre y no puedo seguir su ritmo, aflojo, pero aún así el terreno no favorece el recuperar, comienza la penúltima subida, y me cagontó! Se me atraganta, y me pasa gente corriendo, y flipo, alucino, que bien, me alegro, que nivel.

Si no fuera por la cuerda... estazado!
Ya estoy literalmente descojonado, a partir de aquí las sensaciones son variopintas, es decir, solo pensaba en cerveza. Comencé a superar andarines, y yo solo quería encontrarme con Patri, Enrique y mi padre… pero no se dio el caso hasta que a mitad de la última subida me encontré con Pedro, suegro y cuñado, y al rato a mi padre… el pobre iba como yo pero andando, descojonado, pero por dentro feliz…Se oye la megafonía, pero no se acerca, queda el último empujón.

Ya entro en ese pueblo, doloroso, y de subida. En la meta casi podríamos decir que me recibe el “puto gallego” que no bajó de las 3 horas… me alegro, porque Yo no bajé de las 4…


El Gran TEAM

Ahora solo espero, que esto yendo tranquilo haya servido de algo, porque si no… Bueno, SI SIRVIO, menudas birras nos tomamos en meta!

Carrera totalmente recomendable, merece la pena darse una vuelta por tierras gallegas, bueno digamos que casi cualquier carrera que se organiza en el norte de la península, es un éxito casi asegurado.

Los datos aquí abajo son estremecedores... y me da a mi que algo no leyó.


No hay comentarios: