Translate

Carrera de Montaña Sierra de Chiva

El último Ultra del año, un ultra que se estrenaba, un ultra que reflejaba la ilusión de un pueblo y de una organización que lucho por mantener el nivel que prometían y mejorarlo.

Un 12 de diciembre del 2010, 64 kilómetros y 6.000 metros de desnivel acumulado

Chiva un pequeño pueblo, o no tan pequeño, de Valencia iba a acoger a 200 corredores venidos de toda España para disfrutar de un recorrido duro, técnico y exigente de 64 kilómetros y 6.000 metros acumulados.

Yo no fui en mi mejor época, después de la Transalpine y de Cavalls me toqué mucho los güebs, y el rendimiento bajó, el cansancio y las lesiones fueron constantes, pero tras un buen reposo y sobretodo mi hermana pues porque no lanzarse a por este super ultra.





Poco a poco se fue corriendo la voz de este nuevo ultra y empezaron a aparecer nombres conocidos… todos los Tierras; Mariete, con el que me pegué el viaje, Chusta, Carlos Galapagar, Euse, Ludevu y Manu Merillas. Además de Salva Calvo con el que compartí un mogollón de kilómetros.

Pues eso, llegamos Mariete “el verdugo” y yo el sábado por la tarde a Chiva, nada 2 horitas y media de coche, y nos fuimos a sacar el dorsal al ayuntamiento donde nos encontramos con todos los elementos, que por cierto menuda bolsa del corredor. Quisimos ver la charla técnica pero fue imposible, todo el mundo quería ver la charla técnica y estaba la sala a rebosar. Entonces, decidimos irnos con la familia Merillas a cenar a un lugar muy mono y exquisito donde no había pasta, por lo cual comimos carne, y mucha, acabamos y a dormir…. Bueno, no, como no tomamos nada de hidratos unas cuantas cervezas cayeron.

A las 5 en pie! Un desayuno rápido, diez visitas al baño y listos para tomar la salida a las 7.

Los Tierras para hacer bulto nos pusimos en primera fila, Merillas estaba nervioso. Fueron minutos tensos… jejeje. Salida y como ya avisé me puse a tirar para poner un ritmo cómodo pero selectivo. Manu me acompañaba y un corredor más, pero como todo no puede ser bueno, un pequeño despiste de los municipales nos hizo dar un par de vueltas, hasta que se junto la cola con la cabeza y se armó un pifostio divertidísimo. Pues eso a correr como un descosido para volver a colocarse en una situación maja. Merillas tiró y se colocó en el grupo de cabeza. Fui adelantando poquito a poco durnate la primera subida, hasta que a la altura del primer avituallamiento la tripita me dijo… PARAR!!! Y tuve que echarme a un lado del camino y vaciar lo que pensé que estaba vacío… volví a perder posiciones pero ya me dio igual. Puse mi ritmo y junto con J.J. Cubero de la Pedriza y Santiago García fuimos tirando. Santiago se va… e intento seguirlo pero prefiero bajar el ritmo.

Van pasando los kilómetros y vamos subiendo cotas, en las que muchas veces había que echar manos al suelo, es mas la organización dispone de cuerdas para subir, que uso, como si fueran cuerdas fijas y yumeara para arriba. Así como en el kilómetro 25 veo la gorra de Salva Calvo… que viene que va… que se acerca que me saluda, que se vuelve a quedar que vuelve a aparecer. Se nos une Vincent, muy majete. Paso la maratón en 4 horas y media y como una exhalación me adelanta David Momparler, y se van Vincent y Cubero, y me adelanta Salva… bueno he perdido fuelle. Pero es que las rampas cada vez son mas duras.

A partir de este punto el recorrido se ponía favorable solo dos subidas, y me siento bien, cojo a Cubero y empiezo a tirar, el no se siente bien de la tripa y encima nos encontramos con Merillas que esta sufriendo de muchos calambres en los cuadriceps, que aun así vuelve a tirar y se vuelve a colocar cuarto. Sigo tirando y se queda Cubero, y comienza la ultima subida, solo quedan 9 kilómetros… veo al fondo a Vincent con su camiseta verde, y tiro a muerte a por él, pero encima miro para atrás y viene gente que pilla a José Javier…

Cojo a Vincent en el ultimo avituallamiento, pero ahora no puedo parar, veo a Merillas… le veo al fondo! Va casi andando. Sigo corriendo, no se de donde saco fuerzas, de verdad. Paso por el kilómetro 60 y nos desvían por una loma llena de piedras y me pegan dos calambres muy fuertes, miro para atrás y veo que se acerca Vincent. Salgo a una pista y tiro con fuerza hasta que finalmente agarro a Merillas. Ya quedan escasos dos kilómetros y le obligo a correr, menudo ceporro, él había dado todo por perdido, pero le animé para que siguiera… y eso hicimos entramos en meta juntos, yo muy alegre y el no tanto. Al final quinto y sexto puesto y bajando de las 7 horas, exactamente 6h 55m.

Luego una post-carrera y una estupenda comida ofrecida por la organización…

Y ya pensando en los siguientes retos!

CLASIFICACION

No hay comentarios: