Translate

XACOBEXTREME 2010

¿Qué es esto de la Xacobextreme? Pues algo que nos hemos inventado ya existente, que es hacer el Camino de Santiago desde Ponferrada en 3 días, pero corriendo, utilizando los medios que dispone el Camino, como alojamientos y restaurantes a precios muy económicos sin que además el reto salga excesivamente caro, siempre dependiendo de la cantidad de cervezas que se ingieran después de cada etapa.

En esta primera edición nos presentamos cuatro aguerridos caballeros: desde Holanda Robert Nieuwland, desde Argentina, Juan Carlos Contreras, desde Valseco, Manuel Merillas (atentos a este nombre) y yo.

Y así un 5 de noviembre a las 07:30 de la mañana nos encontramos en el Albergue Municipal de Peregrinos San Nicolás de Elüe en Ponferrada donde daría comienzo este retísimo.


TODAS LAS FOTOS

Día 1 (5 Nov): Ponferrada – Triacastela 74 Km

Salimos aproximadamente a las 08:00 de la mañana del Albergue y bajo una espesa niebla nos dirigimos entre risas hasta el Castillo Templario de Ponferrada. Una larga ruta para salir de la Capital del Bierzo. Unos 16 Kilómetros los pasamos por carretera atravesando barrios de Ponferrada, entre viñedos y casas. Así primero pasamos Columbrianos, Fuentes Nuevas y Camponaraya hasta llegar a Cacabelos donde comenzaba la primera dificultad del día, una subidita por asfalto no muy dura pero que ya hizo calentar las piernas. Al finalizar la subida se giraba a la derecha adentrándonos en los viñedos y comenzando una serie de rampas por pistas hasta llegar al pequeño pueblo de Valtuille de Arriba. Seguimos unos kilómetros y finalmente entramos en la espectacular Villafranca del Bierzo. Paramos en el Albergue Fénix nada más entrar y nos tomamos unas fotos bajo la puerta del Perdón. Estos primeros 24 Kilómetros nos llevaron unas dos horas.

La segunda etapa del día consistía en llegar hasta O Cebreiro, mayor dificultad del día y en general de toda la ruta. Los primeros 8 Kilómetros hasta Trabadelo transcurrían por carretera al margen del río Burbia. A partir de ahí y siguiendo por el carril adecuado para los Peregrino paralelo al río Valcarce.

El ritmo lo empezaba a pagar, aunque no íbamos rápido, a mí no me va llanear y tanto asfalto me estaba matando. Decir que mis compañeros TODOS, habías bajado de las 3 horas en una maratón de asfalto. Juan Carlos “Che”, 2h52m o algo así, Robert 2h57m y el señorito Merillas con tan solo 16 años…¡¡¡2h26m!!! ¿Cómo no iba a sufrir yo?

Pasamos La Portela, Ambasmestas, Vega de Valcarce y Ruitelán hasta llegar a las Herrerías un precioso pueblo encajonado en el valle. Llevábamos 42 kilómetros y menos de 5 horas, y daba comienzo la subida al Cebreiro. Tenía que parar los pies a estos que se lanzaban como galgos, Che parecía que era el único que me escuchaba, pero el resto nada, están desbocados. El primer tramito es de asfalto y al kilómetro se desviaba para ya tomar el camino original de Santiago que ascendía entre castaños, que por qué no decirlo, tenían un color espectacular, el otoño es hermoso. Llegamos a la Faba y queda poquito para coronar, el terreno se abre y salimos del bosque, divisamos el Cebreiro a lo lejos, no queda nada, estos me esperan ya que voy un pelín cadáver, demasiado tiempo sin entrenar y mucha fiesta. Pasamos Laguna de Castilla y ya si que no queda nada. Los caminantes se asombran de la velocidad de que corramos, es más acabamos de inventar nuestro nombre ¿Qué somos? ULTRAPEREGRINOS … En el Cebreiro solo íbamos a tomar un bocadillo, pero, no fue así. Páramos el crono y un Menú del Peregrino que nos dejo totalmente satisfechos y más de una hora de relajación. 54 Kilómetros a nuestras espaldas en poquito más de 6 horas.

Ponemos el crono otra vez en marcha, y nos queda la tercera y última parte del día, llegar a Triacastela. Al comenzar a correr echábamos las tripas por la boca, habíamos comido demasiado, yo me había dejado el pollo y las patatas para la subida al Alto do Poio. Me encontraba bastante bien, los macarrones me habían sentado muy bien… Menudo repechín para llegar al Alto do Poio… como se agarraba. Lo superamos y a partir de ahí un sinfín de falsos llanos para en la Fonfría comenzar el verdadero descenso hasta Triacastela. Empezamos fuertes pero el P. Holandés se volvió loco y comenzó a bajar como si estuviéramos de carreras y yo no veía el dorsal por ninguna parte, seguidito de Merillas que solo necesitaba el canto de un duro para lanzarse, de mí y el Che que tiene que mejorar bajando, y el día que lo haga agarrémonos. Después de 74 Km y 8 horas y 18 minutos netos (parado el crono en la comida) llegamos al Albergue Municipal de Triacastela donde nos recibieron un grupo de Koreanos y una pareja de Italianos con gritos y aplausos…

Cenamos con ellos, nos reímos, bebimos más cerveza todavía… y así hasta el día siguiente.

Día 2 (6 Nov): Triacastela – Palas de Rei 65 Km

Después de una no muy buena noche debido al cansancio y muchos ruidos de todo tipo, nos levantamos a las 07:00 para intentar ponernos a correr a las 08:00. Nos cambiamos en un santiamén y nos fuimos al Bar Xacobeo, el único que parecía abierto a desayunar algo retrasándonos un poco y así a las 08:30 nos pusimos manos a la obra.

Para empezar, una subida de unos 3 kilómetros por un hermoso camino hasta el alto de San Xil, curiosamente nos encontrábamos todos bastante bien, con minidolores varios, pero tiramos. Desde este punto nos quedaban unos quince kilómetros de bajada y falso llano, y seguimos a un buen ritmo llegando a Sarria con 1 hora 40 minutos y 18 kilómetros recorridos. Allí tomamos unas coca-colas (forma de conseguir el sello para la credencial) y continuamos hacia Portomarín.

Otra subida de otros 300 o 400 metros nos llevaba hasta Brea a través de hermosos robledales y travesías de pequeños pueblos como Barbadelo, Rente o Persucallo. Nuestro ritmo era trotón seguíamos con buenas sensaciones, es más el Che, lidera, nos pone en fila de uno y a veces eso ¡me asusta!

Pasamos Brea y comienza la bajada a Portomarín. Durante el camino algún repecho se interpone pero no es nada para los “Ultraperegrinos”, son solo 10 kilómetros y solo pensamos en ese sándwich que no vamos a meter entre pecho y espalda… jajajaja… Ferreiros, Mercadoiro, Moutras, Parocha y Vilacha son los pequeños pueblos que cruzamos (a veces forzosamente, el camino realmente no va por los pueblos, pero el negocio es el negocio). Desde Vilocha una bajada con mucha pendiente nos acerca al Embalse de Belesar (río Miño), y teníamos Portomarín al otro lado de un largo puente donde las vistas se hacían infinitas. Los Peregrinos para entrar en el pueblo tenían que subir por unas largas y empinadas escaleras que nuestros jovenzuelos Robert y Manuel hicieron corriendo de dos en dos escalones. Atravesamos el pueblo y en una terraza donde el sol nos golpeaba con fuerza decidimos tomar nuestro sándwich… ¿Sandwich? ¡NO! Paramos el crono y Menú del Peregrino.

1 hora al menos parados, hablando comiendo y compartiendo ideas ecológicas con otros peregrinos y camino de nuestra última tirada del día hasta Palas de Rei. Después de la pasta y el pollo con patatas que volví a dejar para el camino entre estómago y esófago comenzábamos la tercera subida (gorda) del día hasta el Alto de Ligonde, una subida que al comenzar prometía dentro de un bosque y que se convirtió en un sendero paralelo a la nacional bastante feillo. Desde Portomarín nos quedaban unos 24 kilómetros y nuestro querido amigo Robert decidió volver a apretar para poner a prueba a Manuel que respondió como debía. La ruta que llevábamos, es decir las tarjetas mapa, de la editorial Desnivel, que además ha escrito el colega Kapitán Pedales, nos guardaban una grata sorpresa, lo que pensábamos (por el perfil) que era una bajada directa a Palas de Rei, era una sucesión continúa de subes y bajas con desniveles aterradores, dónde sufrí lo no escrito para poder soportar el ritmo que imponían hasta perder cuerda. Después de haber pasado Valos, y viendo que no quedaban muchos kilómetros (es decir 3) decido darlo todo, los 200 metros que me sacaban el trío de “cabrones” lo fui reduciendo aprovechando que ellos habían bajado el ritmo, e hice la de Perico, desde atrás y con un arranque de rebufo que les dejó un poco secos. Pensaban que iba de coña, jajaja, me habían dejado fiambre… pero ¿para qué mantengo mi tripita? ¡Para sacar energía de donde no hay! Un kilómetro a 4 fue suficiente para despertar en Robert, eso que le sale de dentro… COMPETITIVAD y por velocidad inducida el Merillas se lanzó… llegamos al Albergue, y bueno pues no era el albergue que queríamos. En Palas hay dos Albergues, uno muy grande a un kilómetro del pueblo y otro más pequeño enfrente del ayuntamiento.

Llegamos al albergue, por supuesto nadie nos creía, pero, leches ¿no hay que tener Fé? Muchas cervezas una gran cena y a dormir.

Día 3 (7 Nov): Palas de Rei – Santiago de Compostela 67 Km

Última etapa y hemos terminado el Camino de Santiago. Nos levantamos y pensamos que nos daba ya igual 8 que 80.

En Palas era temprano y no había donde desayunar, salimos a las 07:30 y todavía era de noche, y tuvimos un despiste tras otro hasta meternos en vereda. Un camino muy bonito nos llevaba atravesando bosques de algo que no se definir porque como era oscuro… un arroyo bonito… y Robert y Manuel siempre por delante a unos 50 metros. Atravesamos Casanova, Leboreiro y en Furelos después de atravesar un bonito puente llegamos a Melide donde desayunamos abundantemente. La mañana era fría, muy fría y chispeaba algo por lo cual llevábamos nuestros chubasquerillos puestos y estábamos empapados.

Salimos del desayuno después de estar casi 40 minutos viendo imágenes del Papa en periódicos y televisión, un poco cansino. Salimos de Melide y por delante un exquisito rompepiernas, a la par que bonito. Bajadas con mucha pendiente subidas con más pendiente y Robert y Manuel que van un pelín desatados a esto que en una de las muchas bajadas entre Arzúa y Salceda se nos van un poco. Al principio el Che y yo no le dimos importancia, es más pensábamos que estaban escondidos y a punto de asustarnos, hasta que nos damos cuenta que no, que se han escapada los muy perros.

Nerviosos, y no se por qué, ya que esto es una marcha no una carrera, aceleramos también hasta colocarnos a una media de 5 minutos el kilómetro que no estaba mal. Che y yo lo dimos casi todo, nos quedaban 25 kilómetros y ¿por qué no darlo todo? Pasado Salceda los dos jovenzuelos pararon para esperarnos y reagruparnos pero nada más comenzar a correr se volvieron a escapar, la subida al Alto de Santa Irene nos dolió de lo lindo. Nada más coronar bajábamos un poco y llegábamos a Arco do Pino donde nos esperaba nuestro Sandwich… pero era domingo y ¡todo estaba cerrado! En la oficina de turismo nos mandaron dos kilómetros más, y encontramos un bar donde nos podían hacer un bocata de chorizo, jamón o lomo… y no… otros 3 kilómetros más hasta Amenal, estábamos muriéndonos de hambre.

Llegamos al restaurante y esto fue lo que pedimos: Una Tapa de Queso Gallego Tetilla, Una Tapa de Gulas con Gambas, Ensalada de la Casa, y un bocata cada uno (Robert de tortilla, Manuel de bacon con queso y Che y yo el especial de la casa).

Nos quedaban 14 o 15 kilómetros, con la tripa como la llevábamos. Nos tomamos uno de esos sobres que distribuye Robert, de Winrgy para ver si hacía algo… y si, a ellos les hizo, calentamos durante los dos primeros kilómetros pero luego salieron FOLLADOS. La leche, que velocidad, el Che y yo también le pegábamos y lo único que hacían era alejarse, alejarse y alejarse.

Y subiendo al Monte do Gozo quise recortar y apreté un poco, no quedaba nada, las marcas kilométricas del camino habían desaparecido pero deberían quedar 5 kilómetros. Al Che se le rompen las rodillas, y sufre, dios que si sufre pero lo está dando todo, se ha convertido, bueno, nos hemos convertido en Ultraperegrinos.

En el Monte del Gozo nos esperaban los dos inocentes yogurines, nos hicimos la pertinente foto en un balcón construido a tal efecto y 4,7 kilómetros hasta la Catedral. La bajada muy despacito, las rodillas del Che habían muerto, y tampoco era momento de darle, era el momento de disfrutar de todos los kilómetros recorridos, paisajes y peregrinos que nos saludaron, animaron, vacilaron durante el camino. En especial al brasileño que nos acompañó corriendo, al paisano que nos dio manzanas, a los koreanos, italianos, a la pareja que me encontré en Molina Seca el día de la carrera por relevos y que reencontré el ultimo día.

Entramos en la Plaza del Obradorio donde nos esperaba Carmen la pareja del Che y Daniel que la acompañó en el viaje hasta Santiago. Che se emocionó era muy bonito ver como una persona que hace un año no había hecho montaña en su vida llega a hacer una barbaridad como esta.

Tras dar más vueltas que una peonza y contar nuestra historia de una manera más suave para que no pareciera una competición nos dieron nuestro diplomita que acreditaba que habíamos realizado el Camino de Santiago. Aunque me quedo con la cara del personaje cuando vio que habíamos hecho Ponferrada Triacastela en un día.

El Año que viene SEGURO segunda Edición.

¿QUE SOMOS?

ULTRAPEREGRINOS

5 comentarios:

Robert dijo...

Que recuerdos! Nos lo hemos pasado pipa eh! Buena crónica de la aventura. A ver si para el año que viene se animan más ULTRAPEREGRINOS!!

Carlos dijo...

Joder LOLO que estas practicando para publicar un libro? con este relato dan ganas de meterse 207 km o más, ha tenido que ser una experiencia cojonuda.

CHE dijo...

mu bueno !!!!! de puta madre, la verdad que unos de mis mejores recuerdos, !!! pero ... una cosa tienen que haber mas !!! un abrazo lolo . y gracias a todos lo que hicieron de esta experiencia nuestro camino xacobextreme 2010. gracias

Peter dijo...

Sois unas PUTAS MAQUINAS, dios..., pero que envia mas sana que me dais. y no es solo por lo de las cervezas...

rvws dijo...

Hola Lolo!

Bonitas fotos y curiosa forma de hacer el Camino! En estos momentos tenemos en marcha un concurso en nuestra página de Facebook en el que buscamos las mejores fotos del Camino de Santiago. Esta semana buscamos imágenes con la temática ‘gastronomía’. Los ganadores conseguirán dos entradas para ver la película “The Way” de Martin Sheen en cualquier cine de España. Si estás interesado encontrarás toda la información en el siguiente enlace http://camino.xacobeo.es/es/comunidad-peregrinos/concurso-way.

Un saludo peregrino!

Mobis
http://www.xacobeo.es/es/perfil/mobis