Translate

CAVALLS DEL VENT 2010


Cuando las cosas están destinadas a que salgan mal, ¿Por qué iban a salir bien? Bueno pues sin filosofar, mucho por tenacidad…

A Cavalls del Vent me inscribí simplemente para poder conseguir los 3 puntos necesarios para ira al UTMB, por si acaso me decidiese a inscribirme, porque aunque tenía un mogollón de puntos, se necesita tener una carrera de 2 o 3 puntos.

Bueno, luego me fui animando y pensando que podía salir medianamente bien al volver de la Goretex Transalpine-run, pero claro, no tuve en cuenta el dolor del tendón de Aquiles que ha conseguido que no entrene a pie desde la Goretex, por lo cual ya días antes estaba un poco desilusionado y sin ganas de correrla.


Unos cuantos del club nos fuimos para la sierra del Cadí, y yo coincidí con Robert “el Holandés” y Mariete “El Verdugo”. Robert y yo como hicimos en los 101 Peregrinos y en Oturia decidimos ir juntos. También Juanma en un principio iba a ser parte del team, pero… todo a su tiempo.

Llegó la hora de la salida y nos colocamos pegaditos a la línea de salida, somos 600 personas y se estrecha rápidamente la salida callejeando hasta que se sale del pueblo. Junto a nosotros la cream de la cream de los ultras a nivel mundial, faltaría a ojo unos cuantos, pero bueno, los dos mejores estaban, Kilian y Heras… y conmigo la Nerea que este año está que todo lo que corre lo transforma en podium.

Salimos y nos mantuvimos Juanma, Robert y yo juntitos. Los primeros kilómetros casi en pelotón hasta que las rampas se endurecían que fue cuando decidimos parar a cambiar el agua al buitre y perdimos el rebufo. También nos vino bien para descansar y aflojar un poco.

Llegamos al control del kilómetro 7,5 con 1 hora (Rebost), muy buen ritmo, y en ese punto fue cuando Juanma se lanzó un poco. Robert y yo decidimos no seguirle, era una carrera muy larga y no necesitábamos morir antes de meta. Íbamos muy a gusto, es más yo me notaba más bien sobrado.

Estamos cada vez más altos y los paisajes son espectaculares. Superamos los 2.300 metros y estamos en una zona pelada. Vemos el kilómetro 14, el siguiente control, Niu de l’Aliga. Allí pasamos con 4 minutos de diferencia con Juanma, íbamos sobrados. Era el punto más alto de la carrera (2.520 m) y las vistas eran espectaculares.

Comenzamos la bajada muy rápida con tramos de falso llano y repechines, y una subida hasta les Penyes Altes, todo bastante incómodo. Comenzamos la bajada que transcurre por unas praderas donde le íbamos dándole bien, hasta que ocurrió lo que ocurrió.

En el Coll del Moixeró, pues se desviaba el camino, y nosotros, un poco inútiles, o mejor dicho, yo un inútil, pues no lo vi y seguimos por el camino evidente. Como aunque estaba muy bien marcada, las marcas cambiaban de vez en cuando y por donde ibamos había marcas de GR o PR, pues bueno, pensé que íbamos bien hasta que a los 10 minutos llegamos a una pradera, en la que lo normal es que hubiera habido una varillas fluorescentes, como durante todo el camino en las praderas, y no las había, entonces el grupito que ibamos, que éramos unos 6 pues ya nos preguntamos si ibamos bien, cuando uno del Diedre y otro veo que se tiran campo a través cuesta abajo… yo les sigo, pero veo que las retamas, brezos, y demás arbustos cada vez dejan transitar menos, miro para arriba y veo que Robert no ha bajado mucho y le digo que se quede arriba que nos volvemos. Llego donde esta el y tiramos de vuelta, llegamos al punto donde creemos que nos habíamos perdido y tampoco, continuamos un poquito mas y por fin vimos una estaca, y ya vimos la que no habíamos visto. La bromita nos había costado unos 30 -40 minutos.

Seguimos bajando y según me entere en meta, lo que habían atrochado, les habia salida de PM, ya que recortaban hasta algún metro. La siguiente desgracia… ZASSSS!!! Los maravillosos cordones de la zapatilla derecha se parten y se deshilachan. Sigo corriendo un poco, pero tengo que parar a arreglarlos. Me siento en el suelo y pienso, y miro como hacerlo, intento enhebrarlos por los ojales pero nada, al final opto por atarlos y como queden, sin dos ojales menos, y con el pie totalmente inestable. Vimos que nos adelantaba una mujer, en ese momento…

Estamos cerca del control del kilómetro 28 y yo voy moralmente tocado. Se me están quitando las ganas de correr, el Aquiles me estaba jodiendo toda la carrera, y encima esto en menos de 7 kilómetros.

Llegamos al control me encuentro a mi hermana que esta con su compis de Tecar y con coque de Salomon, me dice que hay cuatro mujeres por delante, y pienso yo “coño si hay cuatro mujeres tienen que habernos adelantado un millón de personas, y después de toda la primera gran subida que habíamos hecho, todo por tierra!”. Como algo, hablo con un coleguilla del control que habia corrido la Goretex y salgo…

No tengo ganas de salir, pero salgo, intento ir un poco rápido, pero no tengo ganas, nos cogen unos navarros e intento ir con ellos, pero no tengo ganas comienza una bajada, y decido retirarme, no quiero seguir, de verdad, una decisión difícil, pero no quería. Me dolía el Aquiles, habia hecho un esfuerzo gratuito, nada, estaba hundido. Paramos en una fuente y llame a mi hermana, Lis, le dije lo que iba a hacer y si podía venir a buscarme al siguiente control que estaba a unos dos kilómetros. Ella no podía venir a buscarme. Tras bajar dejándome caer llegamos al control Refugio del Cortals, donde casualmente también plegó Kilian. Pues comunique mi retirada, y me puse a buscar transporte para salir de allí lo antes posible, no quería ver mas esa carrera. Me tocaba esperar hasta que alguien del público decidiera irse. Mientras comí unas chuches. Robert, quería retirarse conmigo, y todavía no se por qué. Pasado un buen rato llamo a mi hermana para que me busque en la carretera donde me iban a dejar, y resulta que no puede… en cambio me anima a que continúe, que no queda nada, y yo pienso “¿¿¿nada??? ¡¡¡¡¡52 KM!!!!!” sigue insistiendo y finalmente me pongo la mochila, quito el bocadillo a Robert de la boca, y salimos, me duele el Aquiles, pero que le den por culo! Tiro, tiro como un cenutrio… y empiezo a ver gente que nos habia adelantado, es más estamos cazando a gente.

Físicamente no me encuentro mal, pero mentalmente la desmoralización es muy grande. Miro la hora y me doy cuenta que lo tenemos jodido para bajar de las 14 horas, muy jodido, hemos perdido alrededor de 1 hora y pico entre pitos y flautas.

Me pongo a tirar teniendo como meta el refugio de mitad de carrera, quiero llegar allí con menos de 7 horas, difícil, pero hay que intentarlo. Desde el refugio de les Cortals hay una subida muy dura hasta el Serrat de la Muga, es decir de 1.600 a 2.200 en nada de espacio. Superamos la dificultad y nos lanzamos en el descenso al Prat d´Aguiló. Allí nos esperaba la bolsa que habíamos dejado con recambio y con algo de comidita. No me cambio, cojo el frontal gordo y me tomo un batidito. A mi no me gusta parar mucho porque si no luego no soy capaz de dar un paso, pero si fuera por Robert, hubiéramos acampado allí.

SUBIDOTE hasta la segunda cota más alta de la carrera, los 2.442 de Serra Pedregosa. Una subida dura por una zona de rocas que hicimos tranquilamente andando. He visto el video de Miguel y Andy e iban corriendo, es inhumano.

Llegamos arriba después de pasar por una hermosa pradera de altura y comenzó un descenso larguísimo, que nos haría pasar por el Refugio Lluis Estasen hasta el refugio Gresolet en más de 13 kilómetros y 1.200 metros de desnivel negativo. Habíamos remontado mucho y ya nos quedaba tanto, fantaseábamos con bajar de las 13 horas JAJAJA “delirios de grandeza” Todavía quedaban 25 kilómetros, aunque, como cambia decir 25 kilómetros en un ultra… era decir “cojones, no queda nada”.

Llegamos al refugio de Gresolet y comenzamos una subidita al Coll de Bauma, donde nos empezó a oscurecer. Subimos a un buen ritmo, pero de lejos empezábamos a sentir que nos perseguían… ¿Serían los lobos?

Una vez hicimos cumbre comenzamos el descenso muy suave, casi podría decir llano, al principio por una pista y luego por un sendero. Tiraba yo, y entre los dolores y el cansancio no era capaz de poner un buen ritmo corriendo por lo que al final nos cogieron unos cuantos por detrás, ya si era de noche, y además veíamos algunos frontales de fondo.

Ántes de llegar a la ermita, el penúltimo avituallamiento, mi amigüito Robert Nieuwland, no se le ocurre otra cosa que tirar como un caballo loco hasta que puso al grupete a 4 minutos el kilómetro. Llegue a la ermita desfondado y cagándome en todo, pero con gusto.

Solo quedaba una subida, pero el perfil lo decía bien claro en 3 kilómetros 600 metros, lo que quería decir que no era muy suave, ¿no?

Comenzamos adelantados a todos los que nos seguían, y así fue hasta que mis piernas decidieron poner un ritmitito, iba un pelín empajarado, y no conseguía subir fino, pero aún así no cejaba en mi empeño, y tiraba sufría, aunque nos adelantaban no me importaba, por Gresolet habíamos pasado entre los 30 primeros, y bueno eso después de todo nos reconfortaba.

Tras mucho sufrimiento llegamos al refugio de Sant Jordi y solo nos quedaba 12 kilometrillos con un repechín, pero menudo repechín.

Íbamos a bajar de las 14 horas seguro, ahora solo nos quedaba sufrir bajando, bajando… llegamos a una carretera y pone 4 kilómetros meta, y nosotros emocionados, eso significaba que ¡íbamos a bajar de las 13 horas y media!

Pero NO toda nuestra alegría se fue al garete cuando de repente nos desvían por un sendero, vemos de fondo Bagá, y está lejos. Entramos en una urbanización y si, pero no, volvemos a salir, para volver a entrar en una zona alumbrada, esta vez parece que si, pero, sorpresa, para entrar hay que subir un último repecho, y luego bajar…

Entramos en meta, allí está mi hermana, GRACIAS LIS … hemos acabado, algo insólito para como empezó, y todo gracias a ti!

Finalmente 13 horas y 40 minutos y en posición 38 compartida con Robert, gracias a ti también Robert.

Gran carrera y gran organización, el ambiente fabuloso, los compañeros del club que se salieron. Juanma finalmente el duodécimo y Nerea ¡campeona!


Cursa Cavalls del Vent 2010 from engarrista on Vimeo.

1 comentario:

el Che dijo...

bueno, lolo, la verdad que la sufriste , pero lo bueno creo que es eso hacerce mas fuerte, y es como creo que estas, te felicito. algun dia quedaremos haber si se pega algo de lo bueno. un abrazo el che